domingo, 12 de abril de 2015

MANATI

Los manatíes antillanos son mamíferos marinos de gran talla y de color gris, con cuerpos que se estrechan en una superficie plana, con una cola en forma de cuchara. Tienen dos brazos, llamadas aletas, con tres o cuatro uñas en cada aleta. Sus cabezas y sus caras son arrugadas con bigotes en el hocico.

El manatí es uno de los mamíferos acuáticos más curioso y divertido por su aspecto. 

El manatí forma parte del grupo de grandes mamíferos marinos que llegan a pesar hasta 2000 libras y alcanzan mas de 3.60 metros de longitud. Al igual que las ballenas, sus grandes cuerpos solo pueden ser sostenidos en un ambiente acuático. En tierra, su peso corporal aplastaría sus órganos internos.

Los parientes más cercanos de los manatíes son el elefante y el damán (un pequeño mamífero del tamaño de una tuza). Se cree que los manatíes han evolucionado a partir de un animal herbívoro semi-acuático. El manatí antillano está relacionado con el manatí de África Occidental, el manatí del Amazonas, el dugongo y la vaca marina de Steller, que fue cazada hasta su extinción en 1768. Un manatí adulto promedio mide alrededor de 3 metros de largo y pesa 550 kilos aproximadamente. 

Historia


En la lengua indígena Caribeña manatí que significa “con tetas”. Cuando los españoles llegaron a la isla de Puerto Rico, contaron de un animal marino, parecido a las focas,que habitaba nuestras costas.

Para Cristóbal Colón, se le parecían a las sirenas de la mitología. Sin embargo aprendieron que los indígenas los llamaban “manatí” Eran abundantes y los indios se alimentaban de su carne. A través del tiempo y hasta mediados del siglo 20, continuaron siendo parte de la dieta costera y cultural de nuestras islas, pero su número comenzó a disminuir debido a la caza desmedida.

Características


El cuerpo del manatí tiene forma de torpedo, está dispuesto especialmente para atravesar con facilidad las aguas, en las que pasa su vida entera. Cabeza, cuello, tronco y cola se reúnen íntimamente formando un solo cuerpo, cilíndrico y fusiforme. 

Se distingue por su cola aplanada y en forma de cuchara y por sus dos aletas con tres o cuatro uñas. Es de color gris, en ocasiones con lunares blancos en el vientre. La piel del manatí, desnuda y rugosa, está cubierta de pelos cortos y muy esparcidos, sin formar un verdadero pelaje que pudiera dificultar su locomoción.

Debajo de esta capa, se encuentra otra espesa capa de grasa, que le protege de la frialdad del medio en que vive. La boca tiene el labio superior hendido, sus partes laterales son tan móviles que obran a manera de tijeras, y despedazan las hojas y los tallos. Numerosas cerdas rígidas y cortas cubren los labios y actúan como verdaderos órganos táctiles.

La dentadura del manatí presenta una dentadura con algunas muelas atrofiadas y en lugar de dientes, placas córneas que le sirven para masticar sus blandos alimentos. Carece de orejas y su sentido mas desarrollado es el de la vista. Es un animal tímido e inofensivo. Se ve solo o en pequeños grupos.

Comportamiento:

 Los manatíes son animales apacibles y lentos. La mayor parte de su tiempo se dedican a comer, descansar y viajar. Los manatíes son mayormente herbívoros, sin embargo, en ocasiones pueden ingerir pequeños peces e invertebrados junto con la vegetación, la cual es la dieta normal de un manatí. Se alimentan de una gran variedad de plantas emergentes, sumergidas y flotantes y pueden consumir el 10-15% de su peso corporal, a diario, en vegetación.
 
Debido a que son mamíferos, tienen que emerger para respirar aire. 

Ellos pueden descansar sumergidos en el fondo o justo debajo de la
superficie del agua, llegando a respirar en promedio cada tres a cinco minutos. Cuando los manatíes utilizan una gran cantidad de energía, pueden salir a la superficie para respirar cada 30 segundos. 

En reposo, se sabe que los manatíes pueden permanecer sumergido hasta por 20 minutos. Los manatíes pueden nadar a una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora en distancias cortas, pero lo usual es que naden a una velocidad de 5 a 8 kilómetros por hora.

Alimentación

El manatí es el único mamífero marino completamente herbívoro. 

El alimento principal del
manatí son las hierbas marinas y plantas acuáticas que crecen en lugares poco profundos y cercanos a la costa o en la desembocadura de los ríos. Tiene predilección por la hierba de manatí (Sryngodium filiforme) y por la hierba de tortuga (Thalasia testudium).


Distribución y Habitat


Los manatíes se encuentran en aguas llanas, ríos lentos, estuarios, bahías de agua salada, canales y zonas costeras - en particular donde las praderas de hierbas marinas o las vegetaciones de agua dulce proliferan. Los manatíes son una especie migratoria.

En los Estados Unidos, se concentran en Florida en el invierno. En los meses de verano, se pueden encontrar hacia el oeste hasta Texas y hacia el norte hasta Massachusetts, sin embargo los avistamientos en Alabama, Georgia y Carolina del Sur en verano son más comunes.

El manatí antillano también se puede encontrar en las costas y ríos de América Central y a lo largo de la costa norte de América del Sur, aunque su distribución en estas áreas es discontinuada.

El manatí antillano se puede encontrar en los siguientes países : México, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Trinidad, Guyana, Surinam, Guyana Francesa, Brasil, Puerto Rico, República Dominicana, Jamaica, Cuba y en las Bahamas. 
Quizá la afición del manatí por las hierbas del mar y también su gran tamaño sean las causas de que se le conozca en muchos lugares como vacas marinas.
La turbidez del agua no es factor limitante para el manatí, ya que se puede encontrar en aguas completamente claras, así como en aguas extremadamente turbias.
Prefieren los lugares poco profundos, aunque suelen habitar en sitios con diferentes salinidades, pueden llegar a vivir tanto en agua dulce si encuentra en ella suficiente reserva de alimentos, como en agua salada si cerca existen manantiales submarinos, ríos o lagunas donde pueda beber.

Curiosidades



La comunicación del manatí es como el del resto de mamíferos bajo el agua es mediante la emisión de sonidos de frecuencia corta que son perceptibles por el oído humano.

Las vocalizaciones son especialmente importantes para mantener contacto entre la madre y su cría y en el período de reproducción.

Reproducción


El manatí es mamífero monógamo. La tasa de reproducción de los manatíes es baja. Los manatíes no son sexualmente maduros hasta alrededor de los
cinco años. Luego las hembras pueden parir una cría cada dos o tres años y los gemelos son poco frecuentes.

El período de gestación es de 13 meses, uno de los más largos en el reino animal. Durante los dos primeros años, la madre amamanta a sus crías con sus glándulas mamarias localizadas debajo de las axilas, tiempo durante el cual una cría sigue dependiendo de su madre. Esta es la relación social mas fuerte dentro de esta especie.

Al nacer, la cría de manatí mide aproximadamente 1 metro y pesa 30 kilogramos. De adulto, el manatí puede llegar a medir hasta 3 metros (10 pies) de largo y pesar cerca de 500 kilogramos(1,100 libras). Su expectativa de vida puede llegar a los 60 años, pero usualmente su longevidad o sobrepasa los 25 años.

Subespecies

  • Trichechus manatus – manatí del Caribe o de Florida
  • Trichechus senegalensis – manatí africano
  • Trichechus inunguis – manatí amazónico
  • Trichechus bernhardi – manatí enano

Estado de conservación

  • Impactos por lanchas y motoras acuáticas(“Jet skis”) conducidas a gran velocidad.
  • Contaminación de las aguas.
  • Redes de pesca desechadas en el agua que le producen la muerte al ahogarse.
  • Pérdida de hábitat al construir en las costas sin una debida planificación.
Todos estos factores , sumados a su lenta tasa reproductiva, han contribuido a que se haya incluido en las listas de especie en peligro de extinción.

Por los pasados 10 años se han documentado en Puerto Rico hasta 12 manatíes muertos al año. Los gobiernos de Puerto Rico y de los Estados Unidos de América han amparado estas especies bajo leyes de protección. Estas leyes prohíben la caza y cualquier otra acción que ponga en peligro la supervivencia de un manatí. La infracción de estas leyes conlleva una penalidad máxima de $100,000 y hasta un año de cárcel.

Conservación: 

La conservación de los manatíes en los países de latina América se lleva a cabo desde muchos años. A nivel regional existe el Plan de manejo regional para el manatí de las Indias Occidentales que fue actualizado en 2010 (UNEP). Además varios países desarrollaron un plan de manejo y de protección de los manatíes a nivel nacional tomando en cuenta las especificidades de las amenazas en contra de los manatíes en su país. 

La conservación de los manatíes se lleva a cabo a través de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Las medidas de conservación están orientadas hacia cincos temas principales:

1- La incrementación y la aplicación de la legislación a favor de la protección de los manatíes a través de planes de manejo y de la implementación de medidas de protección de los manatíes;

2- La educación de las poblaciones locales a las necesidades de la protección de los manatíes. Varias acciones son implementadas en direcciones de los pescadores para evitar que cacen a los manatíes pero también para que apoyan en los rescates de los mismos.
En algunos países también se favorecen las alternativas económicas de ecoturismo para compensar la caza de los manatíes.

Varios talleres están organizados para educar a los niños sobre la importancia de proteger a los manatíes.

En Mexico se celebra cada año el día nacional del manatí el 7 de septiembre con varias actividades de difusión hacia el público.
 
3- Desarrollo de proyectos de investigación sobre la especie, para generar conocimientos sobre los manatíes específicos a cada país. Los proyectos actuales se enfocan en particular a conteos para estimar la población, a telemetría, a estudios de comportamientos tanto en cautiverio como en vida silvestre, a estudios de genética y a evaluación de la salud de los animales.
 
4- Protección del hábitat de los manatíes con acciones locales y con la creación de áreas protegidas.

5- Acciones de rescates de los manatíes varados, heridos o huérfanos a través de redes de varamientos, la rehabilitación de los animales y sus re-introducciones, aunque esta última parte todavía se implementa en pocos países con éxito.


Función del SMC: 

La misión del Save the Manatee Club es proteger a los manatíes en peligro de extinción y su hábitat acuático para las generaciones futuras. Para lograr esta misión, trabajamos para incrementar la conciencia pública y la educación, patrocinar la investigación, los rescates, la rehabilitación y la liberación de los manatíes y abogar por fuertes medidas de protección, tales como las zonas de límite de velocidad para los barcos y los santuarios. SMC también apoya los esfuerzos de investigación y conservación de otras especies de sirenios en todo el mundo.

Esperanza de vida, Mortalidad y Población: 

Los manatíes antillanos no tienen enemigos naturales y se cree que pueden vivir hasta 60 años o más. Como en todas las poblaciones de animales silvestres, cierto porcentaje de mortalidad del manatí se atribuye a causas de muerte naturales tales como síndrome de estrés por frío, enfermedad gastrointestinal, neumonía y otras enfermedades.

Un alto número de muertes adicionales son relacionadas a causas humanas. La mayoría de las muertes de manatíes relacionadas con el ser humano se producen por colisiones con embarcaciones en Florida.

Otras causas de la mortalidad del manatí relacionadas al ser humano incluyen ser aplastados y / o ahogados en esclusas y estructuras de control de inundaciones; la ingestión de anzuelos, basuras, o línea de monofilamento y enredos en líneas de trampas para cangrejos.

Últimamente, la pérdida de hábitat es la amenaza más grave que enfrentan los manatíes en varios países. En Florida, un recuento indica que en enero de 2011, la población mínima era de 4,834 manatíes.

En las lagunas costeras y desembocaduras de los ríos del Golfo de México y el Mar Caribe, habita un mamífero acuático de grandes dimensiones y carácter reservado: el manatí. Codiciados por su carne, su piel y su aceite, los manatíes han sido cazados durante siglos. 

En la actualidad se encuentran en peligro de extinción debido a la contaminación de las lagunas costeras y al tráfico de embarcaciones que los hieren o matan. En los últimos 50 años, su área de distribución ha disminuido drásticamente, hasta casi desaparecer por completo. Acompáñanos en este capítulo para conocer la historia de conservación y supervivencia de los manatíes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas