lunes, 6 de julio de 2015

DERVICHES

Miembro de un grupo místico musulmán surgido en el siglo XII:

Religioso de una secta musulmana que se considera intermediaria entre el cielo y la tierra.

Religioso musulmán miembro de una cofradía político-religiosa relacionada con el sufismo.

Un derviche (del persa: درویش, darvīsh, "mendigo", de etimología incierta ) es, en el sentido más habitual de la palabra, un miembro de una tariqa, es decir, una cofradía religiosa musulmana de carácter ascético o místico (sufí).

Los derviches tienen su origen en uno de los momentos más esplendorosos de la historia del Islam, el siglo XIII en Turquía. Son un grupo nacido dentro del sufismo; es decir, pertenecen a la rama mística, filosófica, científica y poética del Islam.

VER:. ¿Qué es el sufismo?

VER: Conferencia y danza: Introducción al sufismo, la esencia del islam

El término derviche proviene de la palabra persa darvīsh. Este término era habitual para denominar a los mendicantes ascéticos. Esta palabra también es usada para referirse a un temperamento imperturbable o ascético, es decir para una actitud que es indiferente a los bienes materiales.

La primera tariqa de la que se tiene constancia es la llamada Qadiriyya que fue creada en 1166 y que fue fundada por 'Abd al-Qádir al-Yilani. Muchos derviches son los ascetas mendicantes que han tomado el voto de pobreza, a diferencia de mullahs. La razón por la que piden dinero es para aprender la humildad pero tienen prohibido pedir para su propio bien por lo que tienen que dar este dinero a otra gente pobre.

Hay también varios grupos de derviches, y como los sufíes que pertenecen a los ascetas y místicos musulmanes que tienen su origen en algunos santos musulmanes y profesores como Ali Ibn Abi Talib y Abu Bakr as-Siddiq. Varias órdenes han aparecido y desaparecido durante los siglos y cada una tiene su fundador, sus trajes característicos y sus rituales, que pueden ser la repetición de frases sagradas, la búsqueda de un estado de hipnotismo o las danzas giratorias que proverbialmente está asociado con la orden de Mevleví en Turquía y que es utilizado para alcanzar el éxtasis religioso (majdhb, fana), aunque actualmente se ha hecho una atracción turística en el país.

El nombre Mevleví proviene de “Mevlana”, tratamiento que se le daba al poeta persa Rumi que era un Maestro (sheij) de derviches.

La orden de los derviches danzantes fue fundada por Jelaluddin Mevlana Rumi, de quien proviene el nombre de Mevlevi, con el cual conoce el mundo islámico esta singular congregación religiosa.

Rumi nació en el 1207 y falleció el 17 de Diciembre del 1273. Por lo tanto los derviches celebran la fecha en que Rumi fue a encontrarse con Mahoma y Alá como mejor saben hacerlo: Danzando. La danza tiene un significado claramente cósmico y apegado al devenir de la vida humana.

Los bailes de los derviches les acercan al éxtasis.

Al entrar al templo, los derviches llevan sobre sí un sayal negro que significa la última morada, la tumba. Se despojan luego de esta capa y quedan vestidos de blanco, color que viene a significar la mortaja.

Luego comienzan a girar sobre su eje para vencer la muerte. Extienden sus manos, la derecha recibe la energía del mundo espiritual, superior de los cielos. La izquierda la dirigen a la tierra. Originalmente, el sheik representaba al Sol y los danzantes eran planetas. Así era el cosmos que quería representar Rumi.

Esta ceremonia gloriosa y única, es conocida como sema. El sema no es un acto teatral y ni siquiera es un hecho público. Sin embargo, el carácter tolerante, jubiloso y decididamente intelectual del sufismo impregna a los derviches danzantes, de modo que al representar un triunfo sobre la oscuridad, es un acto decididamente lúdico y pleno de alegría.

Como señalamos antes, el sayal negro y el traje blanco representan dos objetos que aprisionan el cuerpo después del fallecimiento. Los mevlavi proclaman que durante sus giros el alma deja el cuerpo y viaja desprendiéndose de sus ataduras terrenales y accediendo al infinito hogar del altísimo.

La palabra DERVICHE significa “camino al portal”, un camino sembrado de una alegría casi onírica, dionisíaca diría un simbolista empedernido. Los derviches son hijos del trance y el juego, jugar, jugar y jugar tanto que entremos en un estado absorto, girar hasta que el mundo material se borre, las penas se desdibujen, la cotidianidad absurda, estúpida y trémula se desvanezca hasta que el ego se desintegre. Cuando ya no seamos el YO, sino algo que flota.

Rumi estuvo en su infancia en contacto con la obra de filósofos, científicos y poetas como Omar Khayamm o Muhyddin ibn Arabí. Entendió o intuyó que todo ritual es un hecho cultural, que toda religión es una imagen de la civilización que la practica, de allí que su estela se extienda más allá de la esfera de lo religioso. 
La danza de los mevlavi ha influido notablemente en la caligrafía, la poesía y las artes visuales del Islam, desde el primer momento formó bloque en los cimientos del Imperio Otomano, el núcleo humano más avanzado de los siglos XII y XIV cuando Europa apenas se levantaba de las ruinas dejadas por la peste negra y rumiaba el fracaso de las Cruzadas.

Sin embargo, la mayor influencia de los Derviches danzantes se ubica en la música. Rumi consideraba a ésta como la única de las artes capaz de elevar al hombre hasta Dios, por ser la más limpia, abstracta, diáfana y etérea de todas las artes. La influencia del trance hipnótico que Rumi proyectó ha llegado a nuestros días, puede escucharse en agrupaciones dedicadas a la música sufí como “Ahura”.

Pero no nos engañemos la Danza de los Derviches no puede resumirse en una sucesión de nombres y no basta con escuchar la música. Es más que eso, mucho más que palabras, es danzar para elevarse, danzar el sema con los Derviches es acceder a un baile que tiene mucho de poesía, siglos de ciencia, rotación en el regocijo, Alá es una gran sonrisa. 

DANZARÁN, si, Danzarán durante toda la noche y muchos días venideros, rotarán virando hasta que exhaustos, se echarán al suelo y cantarán suave y lentamente hasta el amanecer. Dormirán para soñar que son soles, planetas y astros errantes que giran buscando a Dios.

Otros grupos incluyen los Bektashi, conectados a los Jenízaros y a los Senussi, quienes son más bien ortodoxos en sus creencias. 

VER:

Derviches-Sufismo-Konya (Turquía). Part 1

Derviches-Sufismo-Konya(Turquía). Part 2

Derviches-Sufismo-Konya(Turquía).Part 3

Derviches-Sufismo-Konya(Turquía). Part 4


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas