domingo, 13 de diciembre de 2015

BURUNDI

Burundi, oficialmente República de Burundi (en kirundi Republika y'u Burundi, pronunciado /buˈɾundi/; en francés République du Burundi, pronunciado /by.ʁynˈdi/).

 Es una pequeña nación soberana ubicada en la región de los grandes lagos de África en África Oriental que carece de salida al mar. Limita al norte con Ruanda, Tanzania al sur y este y con la República Democrática del Congo al oeste. Su superficie es un poco menor de 28 000 km² y tiene una población estimada de aproximadamente 8 700 000 habitantes. Su capital, y a su vez, la ciudad más poblada es Buyumbura, con 851 040 habitantes. Aunque es un país sin litoral, parte de la frontera occidental limita con el lago Tanganica.

Geografía de Burundi.-

Limita al norte con Ruanda, al sur y este con Tanzania, y al oeste con la República Democrática del Congo y el lago Tanganica.

El relieve está formado por numerosas colinas que van desde los 776 m del lago Tanganica hasta los 2670 m del Monte Heba, los 2634 m del monte Kavumu o los 2600 mts del Mukike. De norte a sur el pais es atravesado por la cadena montañosa de Crête du Nile.


Ciudades de Burundi

         Nombre ……………………….      Población

1       Bujumbura. Bujumbura Mairie     331.700
2       Muyinga. Muyinga      71.076
3       Ruyigi. Ruyigi     38.458
4       Gitega. Gitega     23.167
5       Ngozi. Ngozi       21.506
6       Rutana. Rutana  20.893
7       Bururi. Bururi     19.740
8       Makamba. Makamba  19.642
9       Kayanza. Kayanza        19.443
10     Muramvya. Muramvya         18.041

Los rios principales son el río Ruzizi que une los lagos Tanganica y Kivu, y el Kagera, considerado como el afluente del Nilo más al sur del continente. Además de compartir el lago Tanganica con la República Democrática del Congo, Tanzania y Zambia, cuenta con numerosos lagos y lagiunas en el norte del pais, como son Mwungera, Narungazi, Rwihinda, Cohoha, Rwera y Kanzigiri.

Cuenta con un clima tropical que debido a la altura en que se encuentra alcanza una temperatura media anual de 21º C. En las zonas más bajas el clima es más húmedo y caluroso con temperaturas que oscilan entre los 23º C y los 30º C. Tiene un régimen irregular de lluvias, de octubre a diciembre y de enero a mayo.



Los pueblos twa, tutsi y hutu han ocupado el país desde su formación hace cinco siglos. Burundi fue gobernado como un reino por el pueblo Tutsi durante más de doscientos años. Sin embargo, al inicio del siglo XX, Alemania y Bélgica ocuparon la región, y Burundi y Ruanda se convirtieron en una colonia europea conocida como Ruanda-Urundi.

El antiguo nombre del país era Urundi-Ubrundi-Bruwanda. Urundi es la abreviación de "Urundi Rwanda" ("La otra Rwanda"), tal como las fuerzas coloniales belgas solían referirse al territorio. El nombre actual del país proviene del lenguaje bantú Kirundi.

La inestabilidad política ocurrida en la región debido a diferencias entre los tutsi y los hutu, provocó una guerra civil a mediados del siglo XX. Actualmente, Burundi es gobernado como una república representativa presidencial democrática. El 62% de la población es católica, el 8% es musulmana y el porcentaje restante es animista o pertenece a otras religiones cristianas.

Burundi es uno de los diez países más pobres del mundo y tiene el segundo PIB pér cápita más bajo según el Banco Mundial, después de la República Democrática del Congo. El PIB de Burundi es bajo debido a las guerras civiles, la corrupción, el pobre acceso a la educación y los efectos del VIH/SIDA. Burundi está densamente poblado, con una emigración sustancial. El cobalto y el cobre son sus principales recursos naturales, y algunas de las principales exportaciones son azúcar y café.

Historia de Burundi

Burundi es uno de los pocos países de África que, junto con la vecina Ruanda con la que está muy relacionado, es la continuación directa de un antiguo estado africano.

Antigua colonia alemana y belga, en 1962 consiguió la independencia y se restauró la antigua monarquía tutsi, bajo la figura del rey Mwambutsa IV. Se proclamó la república en 1966.

Burundi ha sido desde los años 60 escenario de varios golpes de estado y masacres producidas por la rivalidad entre las dos etnias principales del país, los hutus y los tutsis, especialmente entre 1993 y 1999, en que la violencia étnica entre facciones Hutu y Tutsi en Burundi produjo centenares de miles de refugiados y unos 250.000 muertos.



A pesar de que algunos refugiados han vuelto desde países vecinos, los enfrentamientos inter-étnicos han obligado a otros a huir. Las tropas de Burundi, para asegurar sus fronteras, han intervenido en el conflicto de la República Democrática del Congo.

Reino de Burundi

Los orígenes de Burundi se conocen sólo a través de una mezcla de fuentes históricas orales y de arqueología. Existen dos leyendas principales que narran la fundación de Burundi.


PRIMERA: La más popular cuenta la historia de un ruandés llamado Cambarantama, al que atribuye la fundación de la nación.
SEGUNDA: La otra versión, más habitual en el Burundi precolonial, decía que Cambarantama provenía del estado meridional de Buha.


La noción del origen ruandés del reino fue promovida por los colonizadores europeos, porque se adaptaba a su ideal de una clase dirigente que provenía del noreste hamítico. La teoría ha continuado hasta convertirse en un dogma semioficial en el moderno estado de Burundi. Los historiadores dudan del origen hamítico de los Tutsi, aunque aún se cree que sus ancestros migraron desde el norte a lo que es hoy Burundi en el siglo XV.


La primera prueba de la existencia del estado de Burundi es del siglo XVI, cuando éste emerge al pie de las colinas orientales. Durante los siguientes siglos se expande, anexionándose pequeños vecinos y llegando a competir con Ruanda. Alcanzó su mayor extensión durante el reinado de Ntare Rugama, que rigió la nación entre 1796 y 1850 aproximadamente y vio como el reino doblaba su tamaño.


El Reino de Burundi se caracterizaba por la autoridad política jerárquica y el intercambio económico tributario. El rey, conocido como el (U)mwami encabezaba una aristocracia ((a)baganwa) que poseía la mayor parte de las tierras y exigía un tributo o tasa de los campesinos y ganaderos locales.

A mediados del siglo XVIII, esta realeza Tutsi consolidó su autoridad sobre la tierra, producción y distribución con el desrrollo del ubugabire— una relación clientelar similar a las características de la Europa del feudalismo, en la que el pueblo recibía protección real a cambio de tributos.

Aunque los exploradores europeos y los misioneros hicieron breves incursiones en la zona tan pronto como en 1856, no fue hasta 1899 que Burundi se convirtió en parte del África Oriental Alemana.

A diferencia de la monarquía ruandesa, que decidió aceptar los avances alemanes, el rey de Burundi Mwezi Gisabo se opuso a toda influencia europea, rechazando llevar atuendo europeo y resistiéndose al avance de los misioneros y administradores.

Los alemanes utilizaron la fuerza armada con éxito, aunque no pudieron acabar con el poder del rey. Finalmente, apoyaron al yerno del rey, Maconco, en una revuelta contra Gisabo. Gisabo tuvo que aceptar la tutela de los alemanes y los alemanes le ayudaron a acabar con la revuelta de Maconco. Los pequeños reinos que se encontraban a lo largo de la orilla occidental del lago Victoria fueron anexionados a Burundi.

Gobierno colonial

Aunque la presencia extranjera fue mínima y el poder de decisión de los reyes era tan amplio como con anterioridad, el contacto con los europeos trajo enfermedades devastadoras que afectaron tanto a los seres humanos como a los animales. Estas enfermedades afectaron a toda la región, pero Burundi se vio afectada especialmente. 

Una hambruna golpeó al país en 1905, y hubo otras que asolaron toda la región de los Grandes Lagos en 1914, 1923 y 1944. Entre 1905 y 1914 murió la mitad de la población de las llanuras occidentales.


En 1916, tropas belgas conquistaron la zona durante la Primera Guerra Mundial. En 1923, la Sociedad de Naciones otorgó una mandato a Bélgica sobre el territorio de Ruanda-Urundi, que comprendía los actuales Ruanda y Burundi, separando de ellos los reinos occidentales, que quedaban incluidos en Tanganyika, administrada por los británicos. Bélgica administró el territorio indirectamente, constituyendo una jerarquía dominada por los Tutsi.


Tras la Segunda Guerra Mundial, Ruanda-Urundi se convirtió en un territorio bajo fideicomiso de Naciones Unidas. Después de 1948, Bélgica permitió la aparición de partidos políticos competidores. Entre ellos destacaron la Unión para el Progreso Nacional (UPRONA), un partido multiétnico dirigido por el príncipe Tutsi Louis Rwagasore y el Partido Cristiano Democrático (PDC), apoyado por Bélgica. En 1961, Rwagasore fue asesinado tras la victoria del UPRONA en elecciones legislativas.

Independencia

La independencia completa se obtuvo el 1 de julio de 1962. En un contexto de democracia débilmente institucionalizada, el rey tutsi Mwambutsa IV estableció una monarquía constitucional que comprendía a hutus y tutsis por igual.

El 15 de enero de 1965 fue asesinado por un tutsi el Primer Ministro, Pierre Ngendamdumwe, poco después de salir de la maternidad donde su esposa acababa de dar a luz. Al ser un hutu, su muerte desencadenó una serie de revueltas hutus que desestabilizaron el país y tuvieron como respuesta la represión gubernamental.

En parte fueron una reacción a los acontecimientos producidos en Ruanda, donde un régimen nacionalista hutu mataba a los tustis. En Burundi, los tutsis se aplicaron para no correr el mismo destino, de modo que gran parte del ejército y las fuerzas policiales estuvieron bajo su control. Durante la Guerra Fría Ruanda se alineó con los Estados Unidos, mientras que Burundi lo hizo con China,

En 1966, el Rey Mwambutsa fue depuesto por su hijo, el Príncipe Ntare V, que a su vez fue depuesto por su Primer Ministro, el Capitán Michel Micombero en ese mismo año. La monarquía fue abolida y se proclamó la república. Emergió un régimen militar de facto y los disturbios continuaron a lo largo del fin de los años sesenta y los primeros setenta.


En un esfuerzo para atraer el apoyo de los Estados Unidos, el gobierno, dominado por los Tutsi acusó a los rebeldes hutus de tener inclinaciones comunistas, aunque no existen pruebas creíbles de que eso fuera así.


En 1976, el Coronel Jean-Baptiste Bagaza tomó el poder en un golpe sin derramamiento de sangre. Aunque Bagaza dirigió un régimen militar dominado por los Tutsi, promovió la reforma agraria, la reforma electoral y la reconciliación nacional.

En 1981 se promulgó una nueva Constitución.

En 1984, Bagaza fue elegido Jefe de Estado, como único candidato. Tras su elección, el respeto por los Derechos Humanos se deterioró, ya que suprimió algunas actividades religiosas e hizo detener a miembros de la oposición política.


En 1987, el Comandante Pierre Buyoya derrocó al Coronael Bagaza. Disolvió los partidos de oposición, suspendió la Constitución de 1981 e instituyó el Comité Militar para la Salvación Nacional (CMSN).

Durante 1988 la tensión entre la minoría tutsi, en el poder, y la mayoría hutu aumentó, lo que resultó en la confrontación violenta entre el Ejército, la oposición hutu y los tutsis de la línea dura.

Durante este periodo se calcula que murieron unas 150.000 personas, con cientos de miles de refugiados huyendo a los países vecinos. Buyoya formó una comisión para investigar las causas de los disturbios de 1988 y redactar una carta para la reforma democrática.

En 1991, Buyoya aprobó una constitución que proveía un presidente, un gobierno no étnico y un parlamento. El primer presidente hutu de Burundi, Melchior Ndadaye, del Frente para la Democracia en Burundi (FRODEBU), un partido principalmente hutu, fue elegido en 1993. Fue asesinado por facciones de las Fuerzas Armadas, dominadas por los Tutsis, en octubre de aquel año.

 El país se enfrentó en la Guerra Civil de Burundi, que acabó con la vida de decenas de miles de seres humanos y acabó con cientos de miles de desplazados hasta el momento en el que el gobierno del FRODEBU recuperó el control y eligió a Cyprien Ntaryamira como presidente en enero de 1994. Sin embargo, la situación no dejaba de deteriorarse.

Sylvestre Ntibantunganya comenzó una presidencia que debía durar 4 años el 8 de abril, pero la situación empeoró. La llegada de cientos de miles de refugiados ruandeses y las actividades de grupos armados hutus y tutsis desestabilizaron el régimen.

El 25 de julio de 1996, el gobierno fue derrocado en un golpe de estado dirigido por Buyoya. La guerra civil continuó, a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional para iniciar un proceso de paz. El proceso finalmente se ha desarrollado desde 2001, cuando se creó un gobierno en el que el poder era compartido. En 2003, Domitien Ndayizeye, el Vicepresidente hutu, se convirtió en Presidente, como decía el acuerdo de reparto de poder.

A lo largo de toda la Segunda Guerra del Congo, Burundi se vio involucrado en mayor o menor medida. Primero como aliado de Ruanda y Uganda contra las fuerzas de Laurent Kabila, y después como uno de los interventores en este grave conflicto internacional.

Las elecciones celebradas a mediados de 2005 fueron ganadas por el antiguo grupo rebelde hutu Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia-Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD).

El 13 de mayo de 2015 se produce un intento de golpe de estado liderado por el Mayor General Godefroid Niyombare, el cual fue arrestado el 15 de mayo.


Tentativa de golpe de estado


Pierre Nkurunziza es el presidente de Burundi después de ser elegido por primera vez en 2005 y reelegido en 2010. El 25 de abril de 2015 el presidente anunció que se volvería a presentar a las elecciones presidenciales burundesas de 2015 para mantener el poder durante un tercer mandato consecutivo.

El 5 de mayo su candidatura fue aprobada por la Corte Constitucional del país. Esta decisión resultó controvertida. A continuación, su vicepresidente dimitió alegando que había sufrido "presiones enormes y amenazas de muerte".



El 21 jul. 2015

La violencia que vive en estos momentos Burundi "se desató cuando el pasado mayo el presidente Pierre Nkurunziza anunció que se presentaría a un tercer mandato”


El 13 de mayo de 2015 el general Godefroid Niyombare, antiguo jefe mayor del ejército burundés anunció en una radio privada un golpe de estado contra el presidente Nkurunziza mientras este estaba viajando a Dar es-Salaam, Tanzania. Nkurunziza, pero, desmintió el golpe de estado y anunció su regreso al país. El general golpista ordenó el cierre de las fronteras y del aeropuerto de Bujumbura.

El 14 de mayo los golpistas intentaron tomar el control de la Radio-Televisión Nacional de Burundi que continuaba bajo el control de las fuerzas leales al gobierno. Además, también hubo combates para controlar otros medios de comunicación como la Radio Pública Africana. En el anochecer del mismo día, Pierre Nkurunziza anunció que había vuelto a Burundi.

Más de 100.000 burundeses han huido a países vecinos desde mediados de abril del 2015, a causa de la violencia pre-electoral. Unos 50.000 escaparon a Ruanda por las amenazas e intimidaciones que estaban recibiendo en su país. La mayoría son mujeres y niños que han abandonado sus casas y sus pertenencias a la carrera para poder llegar a un lugar seguro.



Un total de87 muertos en enfrentamientos en la capital de Burundi



EL 13 dic. 2015 La capital de Burundi amanece llena de cadáveres.

Un total de 87 muertos en enfrentamientos en la capital de Burundi.

Los disturbios se dieron entre partidarios y opositores del polémico presidente Pierre Nkurunziza

El sábado 12 de diciembre 2015, amaneció teñido de sangre en Buyumbura, la capital de Burundi, donde decenas de jóvenes aparecieron asesinados en las calles de los barrios que concentran a la población contraria al presidente Pierre Nkurunziza.

Testigos de un amanecer macabro

Los cuerpos de al menos 39 jóvenes muertos a disparos, muchos de ellos a quemarropa, fueron encontrados en los barrios predominantemente opositores al actual presidente del país, Pierre Nkurunziza, informaron varios testigos a la agencia AFP.

Se informa que la mayor cantidad de cuerpos -20 cadáveres- fueron encontrados en el barrio de Nyakabiga, en el centro de la ciudad. Según afirmaron los testigos, los cadáveres presentaban impactos de bala, y algunas de las víctimas fueron asesinadas a bocajarro. Varios testigos señalaron que los cuerpos tenían las manos atadas a la espalda y muchos de ellos eran "niños".

Un periodista local que quiso mantener el anonimato señaló que "a algunos de los jóvenes les reventaron la cabeza".

Varios testigos dijeron que la policía y el Ejército iban de puerta en puerta por los barrios rebeldes y sacaban a la fuerza a hombres jóvenes de sus casas para luego ejecutarlos.

El Gobierno sobre los asesinatos

El ejército de Burundi informó que 79 “enemigos” y ocho soldados murieron en enfrentamientos entre partidarios y opositores al presidente, Pierre Nkurunziza, en la jornada más sangrienta en el país desde el golpe de Estado frustrado en mayo.

La capital Buyumbura se despertó horrorizada ayer por el hallazgo de cadáveres de jóvenes en las calles de los barrios opuestos al tercer mandato presidencial de Nkurunziza, mientras en otra parte de la ciudad partidarios del gobierno celebraban.

Este asesinato masivo significa una dura respuesta del Ejército después de los ataques coordinados de rebeldes no identificados a campamentos militares.

El Ejército de Burundi por su parte aumentó la cifra de las muertes a 79 y tachó a las víctimas de "enemigos", culpándolas de la muerte de ocho soldados. El portavoz del Ejército, el coronel Gaspard Baratuza, especificó que otras 45 personas fueron capturadas y 97 armas incautadas.

Baratuza se negó a comentar detalles de los combates y las muertes.

Enterrados en fosas comunes

Las autoridades retiraron los cuerpos de las calles de Buyumbura este mismo sábado, y varias fuentes afirmaron que los cadáveres fueron enterrados rápidamente en fosas comunes por la tarde "para evitar la propagación de enfermedades".

Luto para unos, motivo de celebración para otros

Mientras los barrios disidentes lloraban las decenas de muertes, miles de partidarios del presidente Pierre Nkurunziza describieron la matanza como "una victoria de los valientes soldados y policías contra el enemigo". También se organizó una "marcha por la paz" en todas las capitales provinciales de Burundi a iniciativa del Ministerio del Interior. En Twitter, decenas de simpatizantes de Nkurunziza destacaron que "los terroristas fueron tratados como tales".

Burundi se encuentra sumida en una grave escalada de violencia desde que el pasado abril se anunciara la candidatura del presidente Nkurunziza a un tercer mandato, lo que una parte de la población consideró una acción contraria a la Constitución y al Acuerdo de Arusha, que puso fin a la guerra civil de 1993-2006, en que murieron unas 300.000 personas en un conflicto entre rebeldes de la mayoría hutu y el Ejército, dominado por la minoría tutsi.

Se teme que la actual violencia pueda degradar en una nueva guerra civil en este país africano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas